NUEVAS ADQUISICIONES

Y PROMOCIONES

ARTE

CONTEMPORÁNEO I

ARTE

CONTEMPORÁNEO II

PAPALOTES

TOLEDO

REPRODUCCIONES

FIRMADAS

IMPRESIONES

SIN FIRMA

JÓVENES

Y NUEVOS TALENTOS

ARTE

DECORATIVO

CONTACTO

Y FORMAS DE PAGO

 

AUTOR: ADOLFO RIESTRA

TÍTULO: "PERRO PEQUINES Y PERRO MARIPOSA"

TÉCNICA: GRABADO

 

"Perro Pequines y Perro Mariposa" (detalle)

"Perro Pequines y Perro Mariposa"

Autor: Adolfo Riestra, firmada, S/F, Técnica: Grabado, Medidas 29 x 35 cm. Impresor Andrew Vlady de Kyron Ediciones Graficas Limitadas.

 

ATENCIÓN Y SERVICIO AL CLIENTE:

 

Claudia Jiménez y Martín Villanueva
GALERIA MOR: “El espacio para tus Sentidos"
Tel: 0155 52200158 y 0155 24873195

Cel: 04455 31135914

galeriamor@galeriamor.com.mx

galeriamor@yahoo.com.mx

http://facebook.com/galeria.mor

 

Adolfo Riestra
La Ultima Decada 1980-1989
Universidad de las Américas, Puebla
Septiembre - Noviembre, 2003

Esta exposición, que comprende de dibujos, pinturas y escultura, celebra los últimos logros de Adolfo Riestra, así como el arte que produjo durante los años 1980. Al inspeccionar este trabajo, uno reconoce que se concentró en imágenes que llenaron su entorno diario. Sus dibujos y pinturas, a primera vista, no parecieran contener profundidad desde los sujetos que llenan nuestra visión periférica; a menudo éstos son dados por sentado y desechados del texto de la memoria. Sin embargo, estas cosas, Adolfo las observó y celebró incluyendo los acontecimientos diarios, eventos, y repetidos patrones de los rituales y rutinas que definen el carácter de cada individuo.

Por encima de todo, Aldolfo Riestra apreció y comprendió completamente el significado de la palabra compasión. Su trabajo revela una exploración de los procesos humanos, la existencia; y como nuestras acciones individuales afectan la conexión entretejida de toda la humanidad. Más allá, él consideró los aspectos de caos y arbitrariedad en lo posible que podrían interrumpir las comodidades de la rutina. El arte de Riestra contiene una corriente constante y subyacente; el imán de una inquietud ambigua, centrada en lo desconocido o inresuelto. A su crédito y genio, tuvo éxito en la producción de un cuerpo profundo de trabajo; sin embargo, aún nos podemos entristecer por el hecho de que mucho nunca nos podrá ser revelado. En parte, sus sujetos hablan y recitan cantos poéticos que desean ser escuchados. Pero, como en las antiguas tragedias Griegas, nos lamentamos por las preguntas que no serán contestadas, muriéndonos por conocer más de lo que Adolfo podría haber compartido con nosotros. Su vida no había sido corta en 1989.

Nacido en Tepic; graduado de la Universidad de Guanajuato en derecho, dejó una carrera como un abogado y notario por seguir su musa de las artes. Persiguió su sueño, viviendo una vida intensa que celebró los aspectos populares y ordinarios de la existencia. Él era un apasionado romántico que se proporcionó una perspectiva del mundo más profunda y amplia que la vista por nosotros, los que decidimos vivir en los valles. De todos modos, doce años después su muerte, el trabajo de Riestra no es fácil de definir. Sin duda, disfrutó de todo lo que es México, apropiando directamente muchos elementos de la cultura tradicional que admiró y coleccionó. Con seguridad, exploró las técnicas de los artesanos, antiguos y modernos, incorporando lo que encontraba necesario para su cuerpo de expresión. Esto resulta crítico para nosotros al apreciar su intenso gusto por la cultura popular contemporánea; el ambiente de las calles... su gente, los perros, los sitios, sonidos, texturas, aromas. ¡Todo lo qué despierta los sentidos!

El trabajo de Adolfo Riestra a menudo es descrito en términos que se encuentran directamente atados a las tradiciones mexicanas artísticas. Y, hasta el momento, la mayor parte de la atención dada a su arte y expresión se ha centrado en su escultura, pero es en sus dibujos y pinturas donde uno es capaz de encontrar su apasionado y vigoroso interés por el color y el gesto. Dentro de esta arena, Adolfo amplió la dimensión de su trabajo celebrando satisfactoriamente su mundo con una paleta dilatada. Como otro artista de su período, Adolfo Riestra, respondió a estímulos, asignándose y adaptándose a un expresionismo estético para encontrar necesidades específicas, relevantes al tiempo, el lugar y el ambiente. Quebró barreras "sitios-base" del arte, incorporando imágenes que le permitieron crear las expresiones que respondieran a formas específicas del pensamiento y sus cuestionamientos.

Su trabajo dio por resultado diálogos de creación que se dirigieron a formulaciones sobre su ubicación política y problemática social. En retrospectiva, Adolfo y estos otros artistas fueron precursores, que se anticiparon a mucha de la discusión popular que en el actual contexto, se ha desarrollado en problemáticas relacionadas "a la globalización". Por su expresionismo hibridizado estético, Riestra desarrolló un léxico visual; conectando las cuestiones en las que su comunidad y él estaban sujetos. Al inspeccionar su arte, esto se identifica, en la presencia de una gran narrativa; estimulada, llena de drama, emoción y humor. Podemos reconocer en su trabajo referencias a Posada, Goitia, Orozco y Cuevas (Hombre). De la misma manera, vemos la presencia de Goya, Schiele, Munch y Dix (Opera China). En sus estudios de carácter, se encuentran distantes relaciones históricas de los trabajos de Da Vinci y Daumier (Gesticulaciones).

Adolfo es a menudo descrito como un artista complejo, que sin duda es realzado por lo que fue su capacidad de destilar sujetos complejos e ideas en una apariencia de simpleza, si no es que en formas de representación ingenuas. Sin embargo, sus pinturas y dibujos son obras maduras; que demuestran su capacidad para explorar sus intereses con intensas explosiones de energía que delimitó con las fronteras de la imagen pictórica. Dentro de los contornos de algunas líneas, contrapesó magistralmente colores que le permitieron impulsar la imagen más allá del plano bidimensional. En todas partes de su trabajo en los años 1980, no tuvo miedo para abrir las puertas de los tabúes tradicionalmente asociados con la identidad y el género. En estas exploraciones, reveló un acercamiento personal por desarrollar un lenguaje visual que le permitiera capturar la esencia del cuerpo y el alma. Durante este mismo período, muchos de sus piezas forman ahora series, bordes de una repetición obsesiva de la forma (Gracia Jones, o Animales, Culturistas).

Aquí, la capacidad de Riestra para la escritura de la información contextual en una forma figurada, que es destacada por la repetición rítmica, proyectó la imagen en un contexto abstraído de la palabra escrita asociada con el graffiti. Más allá, los dibujos y collages de Adolfo a menudo emplean un volumen de formas mixtas; recortes, manchas de pintura y delgadas líneas nerviosas, en las que los objetos perfilados aparecen flotando sobre la superficie del papel.

Dados en una forma "ingenua", sus trabajos muestran a menudo el aspecto de haber sido realizados por un niño o artista inexperto. Sin embargo, este es el carácter y gusto "de lo popular" que dirigió su atención hacia aquellos individuos u objetos que decidió representar. En todas partes del trabajo gráfico y pictórico de Riestra, hay una calidad táctil llena de un ansia visceral. Más aún, su particular forma de emplear el color, la línea y el volumen, impera en la atención, tanto que uno no puede ignorar cierto sentido de urgencia.

En la apreciación de su acercamiento a lo cotidiano, es importante que recordemos la admiración de Riestra por el arte infantil, la expresión popular y el arte foráneo. Habiendo adoptado deliberadamente una irónica, si no es que subversiva, aproximación a la creación; ignoró los métodos académicos tradicionales empleados para evaluar "la calidad" de lo que podría calificarse como "arte". Al contrario, la escultura de Riestra, trae a la mente varias culturas antiguas y modernas; cicládica, china, egipcia y el arte tribal africano. En la mayor parte de todos estos trabajos, hay un fuerte sentido de continuidad cultural, sobre todo en lo que se encuentra arraigado más allá de la pre-conquista de México (Giganta con caballito, Bombonera grande).

El arte de Adolfo mantiene un tema sutil pero constante que sigue líricamente resonando en toda parte de su obra. Encontramos expresamente referencias pre-hispanas asociadas con las características de Xipe - Totec; dios de la primavera, imagen de metamorfosis, renacimiento y transformación. Su escultura es siempre de apariencia monumental, proyectando tranquilidad y un eterno sentido de estabilidad que va más allá del tiempo (Cantante negra, Torso con brazos tubulares).

Adolfo Riestra, ha resultado ser a un artista cuya visión no era sólo una medida de su tiempo, pero si una guía para los que seguimos su vela. Su pasión y compromiso con el arte, son un modelo para ser admirado y apreciado por todos aquellos que han sido tocados por la musa.

Stephen Vollmer.

Referencia Internet, Información (08 de noviembre 2004).            

http://www.galeriaomr.com/pages_omr/paginas_proyectos/riestrapuebla03/texto.html